Dejanos tu consulta

Claves básicas para elegir una amoladora

Claves básicas para elegir una amoladora

La amoladora es una herramienta portátil, que puede usarse para pequeños proyectos o para trabajos industriales. Hay amoladoras chicas que llevan discos de 115 o 120 mm y amoladoras grandes que lleven discos de 180 y 230 mm.

Cambiándole el disco, se le puede dar varios usos: podemos cortar (cerámica, metal, acero, plástico), lijar, desbastar, pulir… Hay una gran variedad de discos para cada función que necesitemos, pero siempre es importante usar del tamaño adecuado y en la etiqueta de la maquina van a encontrar el diámetro correcto.



¿Amoladora angular o amoladora recta?

El primer paso para elegir una amoladora es determinar qué tipo queremos: recta o angular.

La más utilizada es sin duda la amoladora angular, ya que es una herramienta más universal que nos sirve para una mayor variedad de aplicaciones.
Por otro lado, la amoladora recta seria más adecuada para trabajos más precisos, en lugares de difícil acceso, para trabajos exclusivos de lijado o afilado, etc.

¿Qué diametro de disco elijo?

El diámetro del disco de la amoladora será proporcional al tamaño de la misma.

Las amoladoras angulares las podemos distinguir en dos tipos:

- Mini amoladoras: tienen capacidad para colocar un disco de 115 mm o 125 mm de diámetro. Normalmente rondan los 500-1000W, aunque hay modelos de miniamoladoras profesionales de hasta 1500W. Son herramientas ideales para trabajos que requieren manejabilidad, ya que son herramientas ligeras, muy manejables, versátiles y funcionales. Se utilizan para trabajos en superficies pequeñas o de difícil acceso, en superficies menos duras, etc. También son las más utilizadas en bricolaje, ya que en tareas de bricolaje se prefiere la manejabilidad a la potencia elevada, ya que normalmente no tenemos que realizar trabajos muy pesados. A la vez, son más económicas.

- Amoladoras grandes: tienen capacidad para colocar en su eje un disco de 230 mm de diámetro. Se utilizan prácticamente en todos los sectores de la construcción. Son amoladoras potentes, robustas y fuertes, ideales para trabajos más pesados en superficies duras o grandes. Se usan mucho para cortar o devastar superficies grandes, para pulir o decapar superficies amplias, etc.

¿Qué potencia debe tener mi amoladora?

La potencia de una amoladora determina la capacidad de trabajo de ésta. Cuantos más vatios “W” tenga la amoladora, más capacidad de trabajo tendrá y por consiguiente mayor adaptación a diferentes materiales.

La potencia siempre será mayor en amoladoras que en mini amoladoras, es por eso que se utilizan las amoladoras en trabajos más pesados o en superficies de gran dureza.

La calidad de la amoladora

Entre las amoladoras (al igual que en casi todas las herramientas) podemos encontrar herramientas profesionales y herramientas de bricolaje.
Las amoladoras profesionales son herramientas que están pensadas para trabajar durante muchas horas y con altos niveles de exigencia.
Por el contrario, las amoladoras de bricolaje son herramientas pensadas para pequeños trabajos ocasionales y con niveles de exigencia no muy elevados, ya que si forzamos mucho la amoladora es muy posible que acabemos quemándola.


Es importante comprar un modelo de amoladora acorde al trabajo que vamos a realizar y al uso que le vamos a dar.

..

Otras características:

- Regulación de revoluciones/velocidad: sistema electrónico para regulación de las revoluciones que permite al usuario seleccionar la velocidad de giro del disco para adaptarse a la situación en la que se encuentra, al material que está tratando y a la función que quiere dar a la amoladora. Una característica verdaderamente útil, especialmente para trabajos de pulido o en trabajos donde se requiere de precisión.

- Sistema anti vibración: reduce la vibración durante el trabajo, y por lo tanto también el esfuerzo en el usuario. De ésta forma aumenta la precisión y la comodidad del trabajo.

- Arranque: consiste en un arranque mucho menos brusco, que nos permite trabajar de forma más segura y con más precisión. A la vez, evita picos de tensión al poner en funcionamiento la máquina.

- Empuñadura rotatoria: permitirá utilizar un agarre más adaptado a la situación de trabajo.

- Distintas orientaciones del protector: evitará proyecciones de material directamente al usuario que utilice la amoladora.

- Inserción del mango: característica bastante solicitada por los zurdos. Algunas amoladoras la disponen y consiste en poder insertar el mango de la amoladora en distintas posiciones. Las posiciones de inserción más frecuentes son en la izquierda, derecha y arriba.

- Amoladora a batería: herramientas muy útiles cuando nuestro trabajo nos exige gran movilidad, ya que nos evita tener que estar buscando enchufes y moviendo el cable y el alargue. Tienen la desventaja que debes estar siempre pendiente de la carga de la batería.

.

.